Bienvenido a nuestro "Libro de Cuentos", esperamos que puedas encontrar aquí tus historias favoritas.
RSS

miércoles, 26 de febrero de 2014

El pollo de Rita

Rita era una cocinera muy buena. Un día su amo le ordenó preparar un pollo asado porque tenía un invitado a cenar.

La mujer se esmeró y preparó el pollo tan bien que la boca se hacía agua con sólo verlo.

- Tengo que probar a ver si tiene bastante sal -se dijo para tener alguna justificación. Arrancó un ala y se la comió.

- Está bueno -se felicitó. Pero si dejo sólo un ala, el amo se dará cuenta de que falta la otra. Mejor será que me las coma a las dos.

Tanto probar, cuando llegó el amo no quedaba nada del pollo, pero la cocinera le aseguró:

- El pollo está listo. Ya podéis afilar el cuchillo para partirlo.

Poco después llegó el invitado que esperaban.

- ¡Escapad! -lo recibió Rita. Mi amo os ha invitado sólo para mataros. ¿No oís cómo afila el cuchillo?

El otro no se lo hizo repetir dos veces y salió corriendo a toda velocidad.

- ¡Menuda gente invitáis a cenar! -se lamentó la cocinera. Ese hombre ha cogido el pollo y se ha escapado.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 19 de febrero de 2014

Las bolsas de los defectos

Según una leyenda griega, cuando los hombres fueron creados el buen dios Zeus entregó a cada uno dos bolsas; una llena de sus propios defectos y la otra llena de los defectos de los demás.

Pero cuando llegó el momento de entregarles las bolsas, colgadas en los extremos de una varita, por error puso la bolsa de los defectos ajenos delante del hombre y la otra en la espalda.

Quizás por ésto es tan fácil ver los defectos ajenos y tan difícil darse cuenta de los propios, porque a éstos parece que no los vemos.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 12 de febrero de 2014

La guerra de los magos

El mago ¡Ah! estaba en guerra con el mago ¡Oh! Este último fue hecho prisionero pero no se dio por vencido, se convirtió en un fogoso caballo y huyó. ¡Ah! se dio cuenta; se convirtió en un galgo y lo persiguió.

¡Oh! estaba a punto de ser atrapado, pero se transformó en un lobo y se lanzó contra el galgo. ¡Ah! estaba a punto de ser despedazado, pero se transformó en un oso, mientras que el otro, imaginándoselo se convirtió en un león.

Para escapar de las garras de la bestia, ¡Ah! se convirtió en cisne y salió volando. Vio que lo perseguía un halcón y se lanzó al mar transformado en pez. ¡Oh!, que ahora era un tiburón, iba ya a comérselo cuando ¡Ah! consiguió llegar a la costa, donde la princesa estaba lavando.

Se convirtió en jabón y la joven intentó tomarlo, pero ¡Ah! se convirtió en un anillo de oro y ella se lo puso en el dedo. Llegó un mercader, que era ¡Oh!, y se lo pidió: el anillo se rompió en granos de trigo.

El mercader se transformó en un gallo, picoteó por todas partes y salió volando y cantando victoria; pero un grano se había escondido y salió cuando el gallo ya no estaba. Se convirtió en un príncipe y se casó con la princesa.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

jueves, 6 de febrero de 2014

El león y sus socios

La cabra, la oveja y la vaca entraron en sociedad con el león y, como en todas las sociedades, se estableció qué gastos y ganancias se dividirían a partes iguales.

Cazaron en una trampa un ciervo y se reunieron para distribuírselo. El león hizo cuatro partes iguales:

- Tomo la primera -dijo- porque me corresponde por derecho; la segunda porque soy el rey de la selva y la tercera porque soy el más fuerte. Y si alguno quiere lo que queda, ¡me lo zampo de un solo bocado!

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 29 de enero de 2014

El carrito de los helados

Una niña y su madre eran tan pobres que muchas veces no tenían ni pan para comer. Cuando pasaba el hombre de los helados, la niña miraba a los otros que lamían grandes barquillos de colores, pero era por hambre no por glotonería.

El heladero se dio cuenta y quedó tan conmovido que le regaló el carrito entero.

- ¿ Y cuándo se acaba el helado?

- El carrito es mágico y hace helados él solo; no tienes más que decirle los gustos que quieres y después, cuando los recipientes estén llenos, dile así: "Ya basta".

Y así, desde aquel día, tuvieron todo el helado que quisieron.

Pero un día la niña había ido a la casa de una amiguita y a la madre le entraron ganas de comer algo.

- Chocolate y pistacho -ordenó.

E inmediatamente el carrito se puso a hacer helado. Tanto hizo que un recipiente se desbordó y salió un río de pistacho; y del otro, un río de chocolate, porque la mujer no sabía cómo pararlo.

El helado cubrió el pueblo hasta que llegó la niña y dijo "¡Ya basta!", pero quiso volver a la ciudad tuvo que abrirse camino lamiendo chocolate y pistacho.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 22 de enero de 2014

La fuente de la eterna jueventud

En una isla de Japón vivía un viejo leñador con su mujer, tan vieja como él. Se llamaban Yoscida y Fumi, y estaban satisfechos de lo que habían hecho en su larga vida, pero sabían que también para ellos llegaría el día en que la muerte los separaría y ésta era su única e inconsolable pena.

Un día, Yoscida fue al bosque pero con los años todo había cambiado mucho y el leñador se perdió. Halló una fuente y bebió un sorbo de agua. Inmediatamente notó que se volvía como cuando tenía veinte años. Había encontrado la legendaria fuente de la juventud.

Corrió a su casa y su mujer casi no lo reconoció: pero cuando supo lo que había sucedido, pidió que le explicara dónde estaba la fuente milagrosa y, más que contenta, se puso en camino.

Pasaron las horas y como Fumi no volvía, Yoscida se alarmó. Volvió a la fuente y se encontró ¡con una niña que ni siquiera sabía andar! Era la viejita, que había bebido mucha agua.

Yoscida no se amilanó; la tomó en brazos y, por el gran amor que le tenía, desde aquel día hizo de padre para ella y los dos continuaron siendo felices.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 15 de enero de 2014

El padre y las hijas

Las dos hijas de un hombre se habían casado, una con un campesino y otra con un alfarero. Al poco tiempo el padre fue a verlas.

- ¿Cómo van las cosas?

- Bien -contestó la primera. -Pero nos haría falta más agua para regar los campos. ¡Roguemos a dios para que llueva!

- Bien -contestó la otra. -Pero roguemos a dios para que haga sol y se sequen las vasijas.

- Y yo -se enfadó el padre- ¿por cuál cosa tengo que rogar, si tú quieres una cosa y ella otra?

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS
 
Adaptación de la Plantilla para Blogger por Kalgash Themes