Bienvenido a nuestro "Libro de Cuentos", esperamos que puedas encontrar aquí tus historias favoritas.
RSS

lunes, 15 de noviembre de 2010

Mary Poppins

- Dáos prisa que vamos al parque -dijo Mary Poppins a los chicos un domingo.

Mary Poppins era la nueva institutriz de Jane y Michael, cuyo padre ya había despedido a muchas.

Jane y Michael se vistieron y salieron con ella. Junto a la puerta del parque encontraron a su amigo Bert, que pintaba cuadros de colores sobre la vereda.

- ¿Adónde vais con este tiempo? -preguntó.
- Vamos al parque -contestaron los niños.
- ¿Al parque? -repitió Bert. ¡Oh, no! Con Mary Poppins iréis sin duda a algún lugar maravilloso...

- Este paisaje me gusta -dijo Jane, mirando uno de los cuadros. ¡Llévanos a él!
- Es un paisaje inglés, y muy cerca hay una feria -explicó Bert.

Los niños pidieron a Mary Poppins que los condujera al mundo del cuadro, pero la institutriz no quería.

Bert hizo un guiño a los niños.
- Si Mary no quiere, el arte de birlibirloque lo haré yo... Tomaos de mis manos, cerrad los ojos, dad un brinco y...

Mary Poppins abrió su paraguas y los cuatro penetraron en el cuadro. Qué bonito era aquel mundo lleno de sol y prados verdes! También ellos estaban más guapos; todos llevaban ropas nuevas y elegantes.

- ¿Dónde está la feria? -preguntó Michael.
- Al otro lado de la colina -indicó Bert. ¿No oís la música?

Los niños corrieron hacia la feria. Bert y Mary, por su parte, empezaron a danzar en medio del camino.

- "Contigo, Mary, cada día es fiesta...", cantó Bert.

De pronto, la pareja se detuvo. Varios animales les miraban. Sí, todos los animales de la comarca habían acudido a saludar a Mary Poppins: corderos, vacas, un caballo gris, gansos, cerditos y hasta las tortugas del estanque. Y todos cantaron a coro: "Contigo, Mary, cada día es fiesta..."

- A todo paseo corresponde un buen refrigerio -dijo Bert. Y se sentaron a merendar.
- ¿Qué te apetece, Mary? -preguntó Bert.

Dio unas palmadas y enseguida aparecieron los camareros.

Mary Poppins eligió helado de frambuesa, pastel y té.

- Pida lo que quiera, Mary Poppins -dijo el pingüino camarero. Para usted todo es gratis.

Después del té, Mary y Bert fueron danzando hasta la feria.

El tiovivo en el que iban los niños redujo su marcha. Mary Poppins y Bert subieron a los caballitos.

- Lástima que no podamos ir adonde queramos! -comentó Bert.
- ¿Quién dice eso? -exclamó Mary Poppins, y enseguida le susurró algo al hombre del tiovivo.

Momentos más tarde, los caballitos se alejaban de allí a galope tendido.

A lo lejos resonó un cuerno de caza. Hacia allí se dirigieron, y Bert agarró una zorra por el pescuezo, sin causarle ningún daño.

De pronto vieron que Mary Poppins ya no estaba.

Mary se había visto mezclada en una carrera de caballos, que desde luego ganó.

Todo eran felicitaciones. Mientras tanto, sentados en una valla, Bert y los niños comían manzanas con caramelo. Entonces empezó a llover.

Zigzagueó un relámpago y sonó el trueno. Mary Poppins llamó enseguida a los niños. Luego abrió el paraguas, y a su alrededor todo empezó a disolverse...

De nuevo se vieron junto al parque, cerca de casa. Los cuadros de Bert se deshacían bajo la lluvia.

- No importa -dijo Bert. Ya pintaré otros.

Mary Poppins le dio las gracias por la bonita excursión y regresó con los niños a casa. Era la hora del té.

Después de la cena, Mary Poppins acostó pronto a los niños. En la chimenea ardía un agradable fuego.

- Hoy no podré dormir -dijo Jane. Qué paseo tan precioso!
- Estuviste formidable al ganar la carrera de caballos -agregó Michael.
- ¿Cómo? No sé de qué me habláis -exclamó Mary Poppins, como si no recordara nada.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

1 comentarios en "Mary Poppins"

Itziar dijo...

Hola me podría decir quien ha realizado estas ilustraciones? muchas gracias

Publicar un comentario en la entrada

 
Adaptación de la Plantilla para Blogger por Kalgash Themes