Bienvenido a nuestro "Libro de Cuentos", esperamos que puedas encontrar aquí tus historias favoritas.
RSS

miércoles, 7 de diciembre de 2011

La adivinanza del zar

El zar había hecho prisionero al jefe de los rebeldes. La hija fue a verlo para suplicarle que perdonara a su amado padre. Era una joven muy bella, pero el zar la miró irónicamente.

- Soltaré a tu padre y me casaré contigo si eres capaz de acertar esta adivinanza. Si no lo consigues, mataré a tu padre y tú te casarás con un mozo de las cuadras.
- De acuerdo -dijo la joven. - ¿Cuál es la adivinanza?
- Tienes que venir ni vestida ni desnuda, ni a pie ni a caballo, ni con regalos ni sin regalos.

Al día siguiente, la joven se presentó al zar cubierta con una espesa red de pescador, de forma que no iba ni vestida ni desnuda; iba montada en una liebre, de forma que no iba ni a pie ni a caballo; en las manos llevaba una codorniz, que echó a volar ante el zar, de forma que había llevado regalos pero no los había llevado.

El zar, que admiraba a las personas ingeniosas tanto como a las animosas, mantuvo su palabra y se casó con la ingeniosa joven que supo burlarse de su trampa.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios en "La adivinanza del zar"

Publicar un comentario

 
Adaptación de la Plantilla para Blogger por Kalgash Themes