Bienvenido a nuestro "Libro de Cuentos", esperamos que puedas encontrar aquí tus historias favoritas.
RSS

miércoles, 19 de septiembre de 2012

La casita de la liebrecita - Parte 2

Otra vez estaba la liebre llora que te llora. Se le acercó un oso viejo.

- ¿Por qué lloras, liebre?
- ¡Cómo no voy a llorar! Tenía yo una casita de troncos buenos, mientras que la de la raposa era de hielo. Y al llegar la primavera, se derritió. La raposa me pidió que la dejara dormir en mi casa, y ahora me ha echado a la calle.
- No llores, liebrecita -dijo el oso. Yo la echaré de allí.
- ¡No, no la echarás! Unos perros echarla quisieron, pero no lo consiguieron. Un lobo feroz la quiso echar, y no lo pudo lograr. Tú tampoco podrás.
- Sí, podré.

 Entró el oso en la casita y empezó a rugir:
- ¡Groarr, groarr! ¡Largo de ahí, raposa!

Pero ella contestó:
- Como baje,
de un zarpazo,
¡te destrozo
en mil pedazos!

Se asustó el oso y emprendió la retirada.

Ya estaba nuevamente llorando la liebre. Se le acercó un gallo con una guadaña.

- ¡Kikirikí! ¿Por qué lloras, liebre?
- ¡Cómo no voy a llorar, gallito! Tenía yo una casita de troncos buenos, mientras que la de la raposa era de hielo. Y al llegar la primavera, se derritió. La raposa me pidió que la dejara dormir en mi casa, y ahora me ha echado a la calle.
- No te apures, liebrecita. Yo echaré de tu casa a esa asquerosa.
- ¡No, no la echarás! Unos perros echarla quisieron, pero no lo consiguieron. Un lobo feroz la quiso echar, y no lo pudo lograr. Un oso lo intentó, y con las ganas se quedó. ¡Menos podrás tú!
- Sí, podré.

Se metió el gallo en la casita:
- ¡Kikiriquí!
Ya estoy aquí.
Traigo botas coloradas
y una guadaña afilada.
Si quiero, el cuello te corto.
¡Baja enseguida del horno!

Al oír aquello, la raposa se asustó y repuso:
- Ahora mismo me visto...

Pero el gallo repitió:
- ¡Kikiriquí!
Ya me tienes aquí.
Traigo botas coloradas
y una guadaña afilada.
Si quiero, el cuello te corto.
¡Baja enseguida del horno!

Y la raposa contestó:
- Ya me estoy poniendo el abrigo...

El gallo advirtió, por tercera vez:
- ¡Kikiriquí!
Ya me tienes aquí.
Traigo botas coloradas
y una guadaña afilada.
Si quiero, el cuello te corto.
¡Baja enseguida del horno!

La raposa, despavorida, bajó de un salto y escapó a todo correr. Y la liebrecita y el gallito vivieron felices y comieron perdices.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

1 comentarios en "La casita de la liebrecita - Parte 2"

jHoNy VU3LO dijo...

Hola, Soy administrador de www.vuelo-digital.org, Descargadigitales.net, y vuelo-private.com (adultos), y queria invitarte a formar parte de nuestra comunidad vuelodigital, posteando en nuestros blogs, ingresar en el mundo de blogs y las paginas web tener beneficios como dominios personalizados grati .com, .org, .net, etc para tu blog, hosting gratis, y empezar a jalar trafico a tu web, o blog desde nuestra pagina oficial de facebook con mas de 25000 seguidores

https://www.facebook.com/VUELOTV

Si deseas ser un emprendedor en Internet,pues que esperas únete nuestra idea es compartir el conocimiento.

Agrega nuestro facebook y contactanos:

https://www.facebook.com/portal.vuelodigital


E-mail:jhonyvuelo_14_458@hotmail.com

Publicar un comentario

 
Adaptación de la Plantilla para Blogger por Kalgash Themes