Bienvenido a nuestro "Libro de Cuentos", esperamos que puedas encontrar aquí tus historias favoritas.
RSS

miércoles, 31 de octubre de 2012

El engaño del cofre

Un leñador descubrió un cofre con monedas de oro. Como su mujer era muy charlatana, pensó la forma de guardar el secreto. Dejó allí el cofre, lo preparó todo bien y después fue a buscar a su mujer, que fue con él al bosque. Al pasar bajo un árbol, exclamó:

- ¡Mira, mira! ¡Ha crecido una trucha en las ramas!

Tomó el pez, que él mismo había colocado allí, claro, y fue hasta el río, donde solía ir a pescar: sacó la red y encontró una liebre, que también había puesto ahí. Después fue a buscar el cofre, pero hizo como si fuera entonces cuando lo encontraba.

Cuando la mujer, a pesar de las recomendaciones de callarse, comenzó a presumir ante sus amigas, el marido la desmintió delante de todos:

- ¿Un tesoro en el bosque? ¿Y cuándo fue eso, según tú?
- ¿No te acuerdas? -insistió la mujer. Fue el día que encontramos la trucha en el árbol y la liebre en la red de pescar.

Claro, las amigas al oír tales barbaridades pensaron que estaba loca, y no le creyeron ni una palabra de la historia del tesoro.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 24 de octubre de 2012

Las versiones de la historia

Una respetabilísima gallina, limpiándose con el pico, se arrancó una pluma. Suspiró:
- ¡Otra! A este paso voy a estar guapísima.

La gallina vecina lo entendió al revés y así se lo contó a la Sra. Clueca:

- Entre nosotras hay una que, para estar más guapa, se arrnaca las plumas...

Desde el tejado la escuchó el búho y comentó:

- Qué desvergonzada!
- ¡Calla! -dijo la lechuza. - ¡Que los niños están escuchando!

Pero ella voló a contárselo a las palomas.

- ¿No sabéis? Una gallina se ha arrancado todas las plumas por amor a un gallo.

Cuando las palomas divulgaron la noticia, las víctimas de la loca pasión por el gallo eran dos. De la golondrina al murciélago, la historia se hizo más tremenda.

Cuando volvió al gallinero de donde había salido, las gallinas eran cinco y se habían arrancado las plumas a picotazos en una riña por celos.

Naturalmente, la gallina respetable no se reconoció en la protagonista de la historia y exclamó:

- ¡Qué escándalo!

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 17 de octubre de 2012

El borriquillo con corona

Los reyes de un pequeño país deseaban tener un hijo más que nada en el mundo, pero, cuando al fin lo tuvieron, ¡qué desgracia! ¡Era un borriquillo!

Sin embargo, ellos lo quisieron con todo su corazón, además el principito sabía hacerse querer y conseguía que se olvidaran de su aspecto.

Pero fue precisamente él quien no pudo olvidarse de ello cuando un día se miró en el lago. Ya era mayor, y su humillación fue tal que huyó del palacio y se fue a recorrer mundo.

Vagabundeando llegó a otro reino y, después de muchas peripecias, lo tomaron como músico de la corte. El borriquillo era tan gentil, bueno y amable, que todos lo querían, especialmente el rey y la reina, hasta el punto que fueron los soberanos los que le preguntaron si quería casarse con su hija, que lo amaba profundamente.

La boda se celebró con gran pompa. Por la noche, cuando los dos esposos quedaron a solas en su habitación, la piel de asno que siempre había cubierto al príncipe cayó al suelo descubriendo a un apuesto joven: el amor de la princesita por el borriquillo había roto su triste hechizo.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 10 de octubre de 2012

Catalina y el espejo

Un día Catalina la tonta fue a pasear al bosque. Llegó a un pequeño lago y pensó si sería mejor comer primero o dormir. Decidió comer, pero después le entró sueño y durmió hasta la noche.

Al despertar, estaba tan oscuro que al mirarse en el agua no se vio.

- ¿Soy yo o no soy yo? -se preguntó

Para comprobarlo, volvió a su casa y llamó:

- ¿Está Catalina?
- Debe de estar en su habitación -contestó una voz.
- Si está en casa, no soy yo -se dijo. Y se marchó.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 3 de octubre de 2012

Catalina la tonta y la puerta

Al salir, Catalina solía olvidar cerrar la puerta de la casa. Aquel día tenía que ir al campo a llevar la comida a Quico, su marido, y éste le había dicho varias veces:

- ¡Cuidado con la puerta!

Después de mucho pensar, encontró la solución: ¿qué mejor forma de cuidarla que llevársela? Sacó la puerta de los goznes y se la puso a hombros; pero también tenía que llevar la pesada cesta de la comida.

La colgó del pomo de la puerta y se dijo:
- Así la lleva ella.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS
 
Adaptación de la Plantilla para Blogger por Kalgash Themes