Bienvenido a nuestro "Libro de Cuentos", esperamos que puedas encontrar aquí tus historias favoritas.
RSS

miércoles, 27 de marzo de 2013

El desafío de los cuervos

Dos cuervos se desafiaron a ver cuál conseguía volar más alto, llevando una bolsa llena, pero no especificaron de qué, sino que sólo señalaron el tamaño que tenía que ser.

El primero llenó la bolsa  de algodón, y se burló del otro que había llenado la bolsa de pesada sal. Estaba seguro de ganar.

Pero cuando comenzó a llover, como había previsto el segundo cuervo, la sal se disolvió y el algodón absorbió el agua, y se hizo tan pesado que el cuervo poco previsor no tuvo fuerza para seguir volando y tuvo que rendirse.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 20 de marzo de 2013

La alondra y el campesino

Una alondra había tenido sus polluelos muy tarde y estaba escondida con sus crías entre las espigas ya casi maduras, con el temor de que vinieran a segar el trigo antes de que sus hijos estuvieran preparados para alzar el vuelo.

Cuando tenía que ausentarse, recomendaba a sus polluelos que tuvieran las orejas bien abiertas y que le contaran todo lo que oyeran.

Una tarde, al regresar, encontró a sus hijos presa del terror.

- El dueño del campo -conto el más grande- ha dicho a sus hijos que llamen a sus amigos para que vengan mañana a ayudarlos a segar.

- ¿Sólo eso? - sonrió la alondra. - No te asustes; verás como no pasa nada.

Efectivamente, a la mañana siguiente los amigos no se presentaron. El campesino volvió a invitarlos para el día siguiente y la alondra tampoco se preocupó... hasta el día que oyó al campesino decira sus hijos:

- ¡Basta! Mañana haremos nosotros solos la siega. Cuando se trata de trabajar, no se puede contar con los amigos.

Entonces la alondra tomó a sus crías y salió volando rápidamente, sin un instante más de dilación.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 13 de marzo de 2013

El camello y el chacal

Un chacal, que quería atravesar el río pero al que no gustaba mucho el agua, pensó ponerse de acuerdo con el camello y le propuso:

- Si me llevas a la otra orilla, te enseñaré un campo de caña de azúcar. Mientras tanto yo cenaré los peces y cangrejos que encuentre en la orilla.

- De acuerdo -aceptó el camello. Monta.

La travesía fue muy bien, pero el chacal se sació mucho antes que el camello y, mientras el otro terminaba de comer, se puso a aullar.

Sus aullidos atrajeron a los campesinos, armados con palos. El pequeño chacal consiguió escabullirse, pero el grueso camello no escapó a los golpes.

- ¿Se puede saber por qué has hecho tanto ruido? - preguntó el camello mientras volvía a cruzar el río con su compañero en la grupa.

- Después de cenar acostumbro siempre a cantar un poco.

- Y yo, después de cenar, acostumbro a dar volteretas en el agua! -contestó el camello.

Así le devolvió la mala pasada y el chacal no escapó de un buen remojón.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 6 de marzo de 2013

El cantante y el delfín

Arión era uno de los cantantes más famosos de la antigüedad. Una vez ganó un importante festival en Sicilia y recibió como premio tantas joyas y ánforas de oro que tuvo que fletar una nave para llevar todo hasta su casa en Corinto.

Pero tantas riquezas provocaron la codicia de los marineros que, para apoderarse de ellas, agarraron por sorpresa al cantante e intentaron tirarlo al mar.

Arión no se rebeló; pidió solamente que le dejaran cantar una última canción. Se lo concedieron, y los marineros quedaron tan fascinados por su vos que ni siquiera se dieron cuenta de lo que pasaba: a las primeras notas apareció un delfín, atraído también por el canto. Arión  saltó, se montó en él y el delfín lo llevó a Corinto.

Cuando la nave llegó a puerto, los piratas contaron que les había sorprendido una tempestad y que el famoso cantante había caído al mar. Pero se interrumpieron asombrados al ver al pasajero y a los guardias que se dirigían hacia ellos para detenerlos.

En recuerdo de aquel episodio en el puerto de Corinto, se erigió una estatua con un joven montado en un delfín, que todavía está allí.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS
 
Adaptación de la Plantilla para Blogger por Kalgash Themes