Bienvenido a nuestro "Libro de Cuentos", esperamos que puedas encontrar aquí tus historias favoritas.
RSS

miércoles, 25 de septiembre de 2013

La encina y la fuente

Poseidón, que según los antiguos griegos era el dios del mar, no estaba satisfecho con su inmenso reino y quería extender sus dominios también a la tierra.

Eligió para su ataque precisamente Atenas, que por entonces era la ciudad más importante del mundo. Para conquistarla atravesó con su tridente el montecillo sobre el que se alzaba la ciudad.

Su fuerza era tal que perforó la roca de parte a parte y, a través de aquella especie de galería, brotó una fuente de agua salada.

Pero la ciudad estaba bajo la protección de Atenea, la diosa de la sabiduría, que pensó mucho la forma de reconquistarla, aunque sólo fuera simbólicamente como lo había hecho el dios del mar, pero con un símbolo que no sólo representase la fuerza y la sabiduría sino también la inmortalidad.

Pensó y repensó, e inventó un nuevo árbol, cuya simiente plantó junto a la fuente.

Así nació la enorme encima centenaria que todavía se alza en el punto más alto de Atenas, al contrario de la ambiciosa fuente de Poseidón que se secó hace ya mucho, muchísimo tiempo.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 18 de septiembre de 2013

El perro cazador y el perro guardián

Un hombre había amaestrado a sus perros, uno para la caza y otro guardián; pero cuando el perro cazador cogía una presa, los mejores bocados se los daban al perro guardián.

Un día, el perro cazador se quejó a su amigo:

- ¡No es justo! Yo trabajo todo el día y tú comes siempre sin hacer nada.

- Así lo quiere el amo -respondió el perro guardián. Está claro que para él es más importante premiar a quien protege sus riquezas que recompensar al que va de caza.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Aldebarán y los camellos celestes

Aldebarán, el astro más luminoso de la constelación del Toro, se enamoró de Electra, la estrella más hermosa de las Pléyades, y fue a pedir su mano llevándole de regalo un rebaño de camellos, pero por el camino fue atacado por otro pretendiente, Alción.

La dura lucha aún no ha terminado: todavía en las noches despejadas es posible ver a la azul Electra seguida por el rojo Alción y por Aldebarán con su gran rebaño de camellos celestes, que forman la constelación de las Híades.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

jueves, 5 de septiembre de 2013

La hormiga sedienta

Una hormiga andaba dando vueltas desesperadamente buscando algo de beber, pero no había encontrado nada y ya se había resignado a morir de sed cuando cayó una gota de agua, que la salvó.

En realidad era una lágrima, dotada de todas las virtudes mágicas que nacen del dolor, y la hormiga se dio cuenta de que, de pronto, podía comprender a los hombres e incluso hablar su propia lengua.

Estaba en un granero y allí había una niña acurrucada en el suelo, llorando. Conmovida, la hormiga le preguntó:

- ¿Por qué lloras?

- Un ogro me ha raptado y sólo me soltará si separo en tres montones el trigo, la cebada y el centeno, mezclados en este único montón.

- ¡Tardarás más de un mes! - exclamó la hormiga, mirando la enorme pila en un rincón.

- Si mañana no he terminado, el ogro me meterá en la caldera.

- No llores, nosotras te ayudaremos.

La hormiga fue a llamar a sus compañeras, que se pusieron a la obra. A la mañana siguiente, el ogro encontró todo listo. De esta forma, una lágrima salvó a la niña.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS
 
Adaptación de la Plantilla para Blogger por Kalgash Themes