Bienvenido a nuestro "Libro de Cuentos", esperamos que puedas encontrar aquí tus historias favoritas.
RSS

miércoles, 22 de enero de 2014

La fuente de la eterna jueventud

En una isla de Japón vivía un viejo leñador con su mujer, tan vieja como él. Se llamaban Yoscida y Fumi, y estaban satisfechos de lo que habían hecho en su larga vida, pero sabían que también para ellos llegaría el día en que la muerte los separaría y ésta era su única e inconsolable pena.

Un día, Yoscida fue al bosque pero con los años todo había cambiado mucho y el leñador se perdió. Halló una fuente y bebió un sorbo de agua. Inmediatamente notó que se volvía como cuando tenía veinte años. Había encontrado la legendaria fuente de la juventud.

Corrió a su casa y su mujer casi no lo reconoció: pero cuando supo lo que había sucedido, pidió que le explicara dónde estaba la fuente milagrosa y, más que contenta, se puso en camino.

Pasaron las horas y como Fumi no volvía, Yoscida se alarmó. Volvió a la fuente y se encontró ¡con una niña que ni siquiera sabía andar! Era la viejita, que había bebido mucha agua.

Yoscida no se amilanó; la tomó en brazos y, por el gran amor que le tenía, desde aquel día hizo de padre para ella y los dos continuaron siendo felices.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

1 comentarios en "La fuente de la eterna jueventud"

Unknown dijo...

Esa fuente si es verdad si existe

Publicar un comentario

 
Adaptación de la Plantilla para Blogger por Kalgash Themes