Bienvenido a nuestro "Libro de Cuentos", esperamos que puedas encontrar aquí tus historias favoritas.
RSS

sábado, 10 de abril de 2010

El Buen Huerfanito

Cuentan viejas historias que hubo una vez un matrimonio con siete hijos, todos fuertes y gallardos, excepto el más pequeño, que era débil y enfermizo.

Su desdicha aumentó cuando murieron los padres, pues entonces sus seis hermanos mayores le trataron con desprecio, obligándole a realizar las faenas más duras de la casa.

Cansado y desesperado de aquella vida, Bosuko, que así se llamaba el hermano menor, decidió pedir consejo al hombre más anciano de la ciudad, el cual le dijo:

- Te conviene visitar al buen Ruthiwamva.
- ¿Y cómo puedo llegar hasta él?
- Escucha: saldrás el martes próximo, y cuando salves esta primera montaña verás un campo de cañas de azúcar; pertenece a Ruthiwamva y debes respetarlo. Más adelante verás unos apetitosos carneros; no toques ni uno, pues son de aquél, y sigue adelante. Luego aparecerán en tu camino hemosos naranjales; su dueño es Ruthiwamva, y no debes probar ni uno solo de sus frutos. Después de cruzar otra montaña verás dos enormes bueyes; pertenecen a él y no debes arrojarles piedras. A poco, te tentará la fresca agua de un manantial, también de Ruthiwamva; por mucha sed que sientas, debes pasar de largo. Cuando llegues a la morada, y si su esposa te ofrece agua en un cántaro, beberás cuidando de no tocar el asa del recipiente.

Agradeció Bosuko los consejos al buen anciano y emprendió el camino. Al descubrir los campos de cañas de azúcar, se limitó a exclamar: "¡Qué cañas de azúcar tan soberbias!" Cuando aparecieron ante su vista los carneros pensó: "¡Maravillosos carneros!" Al llegar a los naranjales, la sed abrasaba la garganta de Bosuko, pero no vaciló en seguir adelante. Enseguida estuvo ante los impresionantes bueyes, y exclamó:"¡Magníficos animales!", sin molestarlos lo más mínimo. Al llegar al manantial, y a pesar de que la sed casi le hacía perder el sentido, susurró sencillamente: "¡Oh, qué agua tan cristalina!", y pasó de largo.

Vencidas estas terribles pruebas, Bosuko llegó a la morada del mago, el cual no estaba. Le recibió su esposa, que le ofreció agua en un cántaro; pero el viajero, sin tocarlo, dejó que ella vertiera algo de agua en su boca.

Enseguida apareció Ruthiwamva y preguntó a Bosuko:
- ¿Cuál es el motivo de tu visita?
- Señor, soy tan mal tratado por mis seis hermanos, que desearía convertirme en un mozo fuerte y gallardo.

Y como el mago sabía del buen comportamiento del joven al pasar ante sus cañas de azúcar, sus carneros, sus naranjales, sus bueyes y su manantial, le tocó en un hombro y lo convirtió en un muchacho vigoroso y atractivo.

Al regresar junto a sus hermanos y conocer éstos los detalles de su aventura, pensaron:
- "Si nosotros, que somos ya sanos y gallardos, pedimos a Ruthiwamva que nos mejore, nos convertiremos en gigantes apolíneos.

Y hablaron con el anciano y escucharon sus consejos, pero durante el viaje no cumplieron con ninguna de sus instrucciones, y cuando llegaron a la morada del mago y la esposa de éste les ofreció el cántaro con agua, los seis hermanos lo tomaron irrespetuosamente y bebieron hasta saciar su sed.

Luego llegó el mago y les preguntó qué deseaban.
- Queremos que nos conviertas en gigantes - le contestaron los seis hermanos.
- ¿Habéis respetado mis cañas de azúcar? - les preguntó.
- Solamente tomamos una cada uno.
- ¿Qué hicísteis con mis carneros?
- Nos comimos uno.
- ¿Y con mis naranjales?
- Tanta era nuestra sed, que arrancamos muchas naranjas.
- ¿También arrojásteis piedras a mis bueyes?
- ¡Este lo hizo! - y cinco hermanos señalaron a uno.
- ¿Y tomásteis con vuestras manos el cántaro de mi esposa?
- Es que teníamos mucha sed...

Ruthiwamva les miró severamente y añadió:
- Vuestro comportamiento ha sido, en verdad, lamentable. Habéis actuado como unos auténticos brutos y, en consecuencia, en brutos os convertiréis.

En adelante vivieron en los bosques, mientras que el honrado y voluntarioso Bosuko heredó todos sus bienes y vivió tranquilo y feliz durante muchos años.

Leer los comentarios
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios en "El Buen Huerfanito"

Publicar un comentario

 
Adaptación de la Plantilla para Blogger por Kalgash Themes